BJD ~Ball Jointed Doll~

Asian BJD, que vienen a ser las siglas de «Ball Jointed Doll«, que significa algo así como «muñecas articuladas por bolas«. Es un tipo de muñecas hechas de resina de poliuretano, articuladas con un mecanismo de ganchos y bolas. El exoesqueleto de la muñeca la formar una serie de gomas que le permite la movilidad y posabilidad.

Tienen una tapa en la cabeza que te permite quitarla para poder cambiarle los ojos, así como también puedes cambiarle la peluca, cambiarles el maquillaje, ponerles pestañas, y distintos conjuntos de ropa que encontrarás en las tiendas especializadas. Para customizarla como más sea de tu agrado.

Hay diversas casas de estas muñecas: japonesas, koreanas y chinas. Entre ellas, la más destacada es la casa japonesa Volks, quien, aunque no fue la pionera, puesto que estas muñecas asiáticas ya existían en la antigüedad, es la que implantó el mercado de SuperDollfie y le dio un uso más comercial.

Las hay de varios tamaños y precios, dependiendo la casa. Los tamaños normalmente estándares suelen ser de 25cm, 43cm, 50cm e incluso 60 y 70cm. Normalmente el color de la resina suele tener una tonalidad normal de color de piel para simular la piel del muñeco, pero en algunas casas se puede elegir entre una variedad de colores de resina, tales como blanco o moreno, e incluso en algunas colores fantasía tipo azul o verde.

El 90% de los muñecos representan ser humanos, pero hay algunas casas que se dedican a hacer, ya sea por alguna edición especial o de forma regular, algunos que caracterizan elfos, demonios, sirenas e incluso ninfas o centauros.

Cuando empecé a interesarme por estos muñecos, ni siquiera había una cuarta parte de la información que hay ahora. Ni siquiera sabía que nombre tenían o qué eran. Buscando imágenes por internet, llegué a una página japonesa que tenía dos BJD de Volks caracterizados como Koji Nanjou y Takuto Izumi, los dos protagonistas de Bronze.

Me acuerdo que desde aquel momento quedé prendado de ellos, y me fascinaron tanto que si me hubieran dicho que matara al vecino y me regalaban una, lo habría hecho. (Quien sabe, igual me lo dicen ahora y también lo hago XD)

Bromas aparte, estuve buscando durante bastante tiempo el nombre que tenían o cómo se podían conseguir, pero no fue hasta bastante tiempo después que conseguí, al fin, saber el nombre que tenían. Y aunque de primeras suponía una cantidad de dinero muy grande como para poder comprar siquiera uno. Pronto conseguí poner una cuota fijo al mes en mi master card, y pude comprarme mi primer superdollfie, y así es como fueron llegando uno detrás de otro.

Y es que esto es como cualquier hobby o arte de coleccionismo. Estás enganchado, no puedes parar, y siempre hay modelos o ediciones limitadas que no puedes resistir la tentación de tenerlo. Aunque casi siempre tengas que aguantarte porque la situación económica no está como para tirar cohetes.

Y bueno, hasta aquí llega mi pequeño mini-dossier sobre los BJD. Una pequeña introducción para los que todavía no sepan nada de este mundo. No quisiera que empezaramos a poner fotos de BJD por aquí y la gente no supiera de lo que estamos hablando. 😉

Miruku ~Edición limitada de volks~

Kula